Capítulo 11

Auckland Mount EdenAntípodas de Cádiz (Auckland, Nueva Zelanda)

Hola, te llamas como el pato, yo soy Alfard.

Abrió los ojos como platos como diciendo que era la enésima vez que se lo decían,  mientras mi tía me miró queriéndome comer.

Pero como se te ocurre decirle eso a mi amigo! perdona a Alfard, Donald por favor, es un poco impertinente cuando quiere…

Donald sonriendo le dijo a mi tía que no se preocupara, que se lo habían dicho muchas veces y entonces me miró a mí y me dijo:

-Pues tú sí tienes un nombre bien bonito: Alfard, el nombre de una estrella.

Asentí sin decir ni mú, porque me miraba y me miraba con esos ojos azules tan azules como el cielo que yo veía de día, o como el mar de día de donde él había salido de noche. Sentí que me estaba traspasando como si su mirada estuviera compuesta de rayos X.

Alfard, me volvió a decir, y no una estrella cualquiera, si no una estrella Alfa. La más importante que brilla en la Hydra.

Yo seguía asintiendo y el cielo que yo miraba en ese momento eran sus ojos, hasta que mi tía Elsa eclipsó el brillo celeste y nos dijo que nos sentáramos a comer, que ella iba a poner la mesa, aunque yo me levanté para ayudarla.

No, no se deja a un invitado sólo nunca en la mesa Alfard, me dijo, así que me senté a su lado. Realmente sentara como me sentara siempre iba a estar a su lado, es lo que tiene estar sentado en una mesa circular.

Donald me miraba divertido como esperando a ver con qué barbaridad le iba yo a sorprender a continuación pero yo seguía ciego con sus ojos azules que me transmitieron una gran calma y acerté a preguntarle

-¿De dónde eres? tu acento es inglés pero lo noto algo distinto.

Claro, me dijo, yo soy de Auckland.

Ah, de Nueva Zelanda, le dije asombrado y me incorporé sobre la mesa porque ya ese tema, además de la astronomía, conseguía interesarme.

Oh, veo que conoces bien la geografía mundial, me dijo mirándome fijamente.

Sí, me gusta, aunque – y voy a ser descarado pensé – no tienes pinta de maorí.

Hombre, no sólo dominas la física que también dominas la geografía humana, me dijo con un poquito de sorna. Pues, no como ves, no tengo en absoluto pinta de maorí. Soy descendiente de ingleses que llegaron a las islas en el siglo XIX.

Eres astrónomo entonces, me ha dicho mi tía, ¿muy joven, no? pregunté porque tenía que enterarme de su edad fuera como fuera y que él captó en el acto:

Tengo 26 años, joven sí, como tú.

Eh, que yo tengo 17 ni te compares. Elevó sus cejas.

Bueno, es verdad, yo soy joven y tú estás en la edad del gallo.

¿Qué dices de gallo? Le pregunté.

¿No sé dice en español que los adolescentes están en la edad del gallo?

Del pavo, edad del pavo – dije con desdén – pero yo superé esa etapa, cumplo 18 el mes que viene.

Ah bien caballero, usted perdone.

Astrónomo entonces, le dije.

Sí, lo soy, recién terminada la carrera y estoy ahora trabajando con una beca aquí en España. Quería aprender cosas del hemisferio norte, tan distinto al sur que para mí es lo cotidiano.

¿Estudiaste en Auckland? pregunté y me dijo:

No, no, estudié en la universidad de Canterbury.

-¡Ah! en Christchurch, en la Isla Sur!, recordé.

Dio otro respingo.

Pero hombre, pues sí que sabes tú de Nueva Zelanda ¿cómo es eso?

Sonreí con mi mejor sonrisa y le dije que visitar Nueva Zelanda era uno de mis sueños, porque era las antípodas de España. En ese momento, Donald se me quedó fijo mirando unos segundos, una mirada extraña porque no me miraba a mí, estaba pensando hasta que volvió en sí. Segundos, muy pocos segundos. Yo volví a hablar.

Es verdad, son las antípodas. Una vez hice el cálculo, le dije y vi que las antípodas de Jerez, están muy cerquita de la playa, en el mar, en la costa de Auckland. O sea, que te hubiera sido más corto haber venido hasta aquí escarbando en la tierra que en avión.

Se rió, es verdad, pero no soy yo un topo.

-¿Y dónde trabajas?, le pregunté.

Estoy en el Instituto Astrofísico de Andalucía y voy a Granada, a Calar Alto en Almería, y a veces, a Canarias.

¿Y qué haces aquí en Conil?

Sigue leyendo “Capítulo 11”

Anuncios

Capítulo 10

Foto Pixabay
Foto: Pixabay

Les vi andar hasta el pueblo y entrar por una de las calles. A continuación intuí las sombras de los chicos de la pandilla que fueron tras ellos. Pero yo me quedé allí. Congelado. No sabía que había sucedido. ¡Cómo podía salir mi Tía Elsa del mar! ¡Qué cosa más extraña ver unos seres y luego comprobar que delante tuya se han convertido en dos personas corrientes y encima una es tu familiar, con quien has estado horas antes!

Pero mi mente estaba demasiado tensa y asustada para pensar. Me quedé quieto, petrificado, sin saber qué hacer, preso del pánico. No sé cuánto tiempo, hasta que decidí volver a casa, porque también tenía miedo de quedarme sólo en la playa por si volvían.

Salí del montículo, miré al mar y no vi nada y me dirigí hacia el pueblo. Era tarde y había menos luces encendidas ya. Algunos bares y chiringuitos ya habían cerrado. Entonces sentí esa sensación horrible de saber que alguien te está observando. Y lo sentía cerca. Muy cerca. Me volví hacia el mar girando la cabeza despacio, pensando que segundos antes había mirado y no había nada. Pero ahora, al volverme, sí lo había. Claro que lo había.

Podría tener tres o cuatro metros de altura. Tenía forma humana. Era un gigante. Su ropa me pareció la de un buzo o la de un traje espacial. Ceñida al cuerpo. La cabeza no se veía porque tenía un tipo de escafandra semejante a una segunda piel,  pero podía imaginar sus ojos, tipo asiáticos. Nos miramos, o eso me pareció, uno al otro. ¿Tenía alas?  Yo estaba sin aliento. Era minúsculo a su lado. Pensé en salir corriendo, pero no pude. Entonces, el ser levantó su mano derecha enseñándome la palma o el guante, pues se parecía más a eso. Era una señal de saludo. La misma señal que Carl Sagan y Fran Drake diseñaron años antes para mandarlas en la nave Pionner X al espacio exterior. Algo interior me hizo pensar que me estaba sonriendo y diciéndome: ‘Saludos Alfard, me alegro de volver a verte, hasta la próxima‘.  O al menos esa frase resonó en el interior de mi cabeza. Hecho esto desapareció. Dejó de estar. No entró en el agua. No se lo tragó la Tierra. Simplemente, desapareció. Y a mi mente vino aquél ser que una vez vi con Pedro por encima de la tapia del lagar de la viña de mi casa. Era el mismo. Era él.

Pioneer plaque

Saludo humano enviado en la nave Pionner X al espacio exterior por la NASA.

Yo no podía más. La experiencia había sido demasiado fuerte. Me fui al pueblo corriendo, jadeando. Vi en el reloj del ayuntamiento que era la una de la mañana. Tenía miedo de llegar a casa. Suponía que Tía Elsa no estaría. ¿ A dónde habría ido? ¿me habría visto? ¿Cómo reaccionaríamos al vernos? Estaba totalmente desconcertado. ¿Quién era mi tía?

Sigue leyendo “Capítulo 10”

Capítulo 9

LeoCC

Constelación de Leo (Wikipedia)

Los que gustamos de la astronomía tenemos una mente muy cuadriculada y de tanto mirar al cielo nos lo sabemos de memoria. Si me piden que lo dibuje posiblemente no sea capaz. Pero ocurre como cuando alguien entra en tu habitación y cambia algo de sitio. Te das cuenta. De principio, no sabes el qué. Pero sabes que alguien ha tocado.

Al cielo le pasa igual. Lo miras y observas que algo no debería estar ahí. Que algo no está en el sitio que le pertenece. Eso me pasó a mí esa noche. Desde la orilla del mar, en la playa de Los Bateles observaba las estrellas que conseguían brillar compitiendo con las luces del pueblo de Conil. Al estar de espaldas a él, y mirar al horizonte oscuro, mis pupilas se acostumbraron y pude observar más.

El león, la constelación de Leo, estaba a punto de ponerse por el horizonte marino. En el centro de ella divisé lo que parecía ser una estrella. Empecé a observarla y cambiaba de brillo. Estaba estática pero su tamaño iba aumentando. Llegó a sobrepasar la luminosidad de la estrella Régulo, de la que se encontraba muy cerca. Sin embargo, en cuánto a posición se encontraba quieta. Qué extraño. No podía averiguar qué podía ser aquello. Satélite artificial no podía ser. Estrella fugaz tampoco. Un planeta, no. Sabía qué posiciones tenían en aquello época del año. Quizás un avión que viniera de frente hacia mí. Sí, quizás fuera eso. Pero por su manera de brillar  me tenía que haber pasado por encima de mi cabeza. Pero no. Allí permanecía. ¿Una supernova quizás? No sabía.

Se hizo tarde y me volví a casa. Conforme iba llegando iba pensando en la luz, a la vez que preguntándome porque tía Elsa tenía esa casa tan grande para una mujer sola.

Era blanca, de tres plantas. La planta baja estaba ocupada toda por un porche muy abierto, con un jardín y una piscina no demasiada grande, pero sí lo suficiente para que cuatro personas pudieran estar sin problemas. En la segunda planta se encontraba el salón, la cocina, la primera azotea, que era realmente una terraza muy grande, donde había colocada una gran mesa central con ocho sillas dispuestas para comer, con un hule de cuadros blanco y azul y un jarrón de boca ancha con flores frescas en su interior. El techo de esta azotea estaba cubierto de plantas de enredaderas, entre hiedras y parras, lo cual daba una agradable sombra en verano, aunque tenía el inconveniente de el trabajo que daba limpiar sus hojas y los insectos que acudían a la uva que se colgaba de los sarmientos esperando septiembre.

La cocina daba a esta azotea, con lo cual si el tiempo hacía bueno, invitaba a comer fuera. Las vistas eran imponentes. Al estar en alto, veíamos el mar. La playa de Los Bateles entera. Desde Roche hasta que la vista se perdía en el Cabo de Trafalgar. No podía existir un lugar mejor.

En la planta baja también se encontraba el salón biblioteca, una pequeña sala de estar con una televisión y un pequeño sofá, y en la planta superior las habitaciones. Tres en concreto. Arriba del todo de la casa, había una amplia azotea, donde se encontraba el lavadero.

Como digo, toda una mansión para una persona sola como era mi tía.

Sigue leyendo “Capítulo 9”

Capítulo 8

Conil de la Frontera - Foto del autor
Conil de la Frontera visto desde la playa de Los Bateles – Foto del autor

Eso y más cosas estuvimos haciendo todas las tardes que podíamos hasta que yo cumplí los 17 años, cuando una tarde Pedro no apareció. Ni la otra. Ni la siguiente, ni ninguna más. Preocupado porque estuviera enfermo fui a su casa a verle y me dijo su hermana que no estaba, que había ido a ver a su novia. Yo no sabía que Pedro tenía novia, ni se me hubiera pasado por la cabeza, porque en el Instituto yo ya no veía a Pedro a pesar de estar en la clase de al lado y si alguna vez me lo cruzaba nunca me hablaba. Pero estaba acostumbrado al desprecio. Y cuando te acostumbras a que te desprecien y no te valoren, llegas a creer que eso es normal.

Me fui para mi casa pensando en que cómo Pedro podía tener novia y que yo ni yo me había enterado. Al otro día me crucé con él por la calle de vuelta del Instituto. ¡Qué casualidad, nunca lo veía y hoy aparecía! ¿Le habría dicho algo su hermana? Él venía con su novia, una compañera del instituto que yo conocía de vista por mi misma acera, pero cuando me vio se cambió de sitio y entonces ya pasamos por el lado pero separados y cuando estuvimos más cerca me miró pero no me dijo nada; me sonrió con cara que a mí me pareció de burla y se agarró a su novia para que yo lo viera y entonces me di cuenta que ya no volvería a estar nunca más con Pedro.

Yo me puse muy triste porque era mi único amigo (Fabio y José, cuando terminamos la EGB, desaparecieron) y sabía que lo había perdido y que encima no podía contarle a nadie lo que me había pasado. Que te dejen sin una explicación. Como si no valieras nada. Como a un juguete viejo. Como a un perro abandonado en la carretera. Como estaba triste no comía y como no comía, preocupé a mamá y a mi padre que se dieron cuenta que algo pasaba y que tenía que ver con Pedro porque ya no iba a verme.

Siempre me ha dado coraje eso de mí. ¿Por qué se me nota tanto lo que me pasa? Cualquier emoción se refleja en mi rostro. El enfado, la alegría, la tristeza… todas son visuales. Me gustaría poder tener la capacidad de disimular, de ser un teatrero, pero soy incapaz. Sí, me dicen que es muy bueno ser una persona transparente, pero yo pienso que tiene sus desventajas.

Yo no soltaba prenda hasta que dije que Pedro y yo nos habíamos peleado por unos libros pero yo sé que mamá no me creyó. Me vio tan triste que siendo como era principios de verano me dijo que me fuera las vacaciones a casa de su hermana Elsa, que era maestra jubilada, divorciada de un marido que yo nunca conocí y del que muy poco se hablaba, que no tenía hijos, que a mí me quería mucho y que vívia en Conil en la costa de Cádiz y que allí seguro que me olvidaba de Pedro, de los enfados, y que con el aire del mar y con tía Elsa seguro que recobraba el apetito.

Así que llegó ese día en el que mi madre me montó en el autobús y ocurrió uno de esos momentos de la vida en que una situación la asocias a una canción para siempre. Mientras yo viajaba, mirando por la ventanilla como el oceáno azul y los pinos verdes se acercaban a mis ojos, en la radio sonaba Moonlight Shadow  de Mike Olfied hasta que llegué a Conil.

Sigue leyendo “Capítulo 8”